El rostro ancestral de la marcha en Villavicencio

Villavicencio envío un mensaje de civilidad al país, al desarrollar su jornada de protesta de manera pacífica, sin ningún contratiempo; que alterara el orden público de la ciudad. El evento se desarrolló según lo programado por los organizadores de la manifestación, entre ellos, la Asociaciones Educadores del Meta (Adem), Central Unitaria de Trabajadores (Cut), movimientos indígenas, asociaciones de víctimas de la Violencia, estudiantes de universidades públicas, privadas y población en general.

La actividad se inició desde las 9:00 la mañana, el parque Los Libertadores en el centro de la ciudad. Contó con gran participación de marchantes, que recorrieron las principales vías de la capital metense, haciendo sentir su voz de protesta por las políticas económicas y sociales de la administración del presidente Iván Duque Márquez. Ciudadanos de diferentes condiciones sociales, salieron acompañar la jornada de huelga con banderas, pitos, algunos con instrumentos musicales que alentaron la caminata hasta la vía Bogotá – Villavicencio, en el barrio Llano Lindo, centro de concentración de jóvenes y transportadores, entre otras organizaciones, que se mantienen en resistencia desde hace varios días en dicho lugar.

Los manifestantes concluyeron el recorrido programado, donde se llevó a cabo intervenciones  de los convocantes de la jornada de protesta que estuvieron acompañadas de representaciones artísticas y culturales que amenizaron el evento. Los maestros, participaron de manera activa  de la gran convocatoria e invitaron a los ciudadanos a exigirle al Gobierno Nacional, “que este más conectado con la realidad del país; especialmente con las necesidades de las clases menos favorecidas, que están sumidas en la pobreza y la falta de oportunidades”, así lo indicó, Rafael Antonio Acosta Otero, presidente del sindicato del magisterio metense.

Comunidades indígenas de diferentes zonas del Departamento y de otros escenarios del país también se hicieron contar en medio de la gran manifestación. Con atuendos y bastones de mando, les recordaron a los marchantes la lucha que llevan estas comunidades por siglos, exigiendo el derecho a sus territorios ancestrales, al respeto por su cultura, tradiciones y a la no discriminación del Estado con políticas que los han marginado de sus territorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *