El 29 de mayo de 2017, el Presidente de la República promulgó el Decreto-Ley 902, “por el cual se adoptan medidas para facilitar la implementación de la Reforma Rural Integral contemplada en el Acuerdo Final en materia de tierras…”. Ese documento, de 50 páginas, reglamenta varios aspectos trascendentales para lograr la utilización eficiente del territorio, el desarrollo sostenible y una mejor calidad de vida para la sociedad rural.

Se trata de un tema clave para el posconflicto colombiano y para la consolidación del Acuerdo de Paz, pues la idea de esa política es lograr que la tenencia de la tierra contribuya a su aprovechamiento eficiente, al crecimiento económico, a la reducción de la pobreza y la desigualdad, y al manejo sostenible de los recursos naturales.